Reseña nº 59 – El gremio de los magos (Crónicas del mago negro #1), Trudi Canavan

¡Buenas tardes, seguidores! Sí, es una realidad a lo Arnold Schwarzenegger:

¡HE VUELTO!

Y como no podía ser de otra manera, lo hago sobre las páginas de una nueva lectura, comienzo de trilogía y escrito por una prometedora autora australiana. ¿Comenzamos? (OJO: hay algún pequeño spoiler pero nada importante ;))

el_gremio_de_los_magos144

Cada año, la Purga instaurada por el rey expulsa a los mendigos y pordioseros de las calles de Imardin, relegándolos al exterior de la ciudad. Para ello, el gobierno de Kyralia se sirve de su Gremio de Magos, criaturas poderosas y en su mayoría de alta cuna, que no dudan en hacer cumplir la ley… ¿al precio que sea? Bueno, al menos así lo ven Sonea y sus amigos, todos miembros de esa casta conocida como los “losdes”, marginados y hambrientos que vagan por las calles esforzándose por poder llevar todos los días unas monedas a sus casas que llenen sus estómagos y les den un techo bajo el que cobijarse.

Pero durante la última Purga, algo ha cambiado.

Puesto que Sonea ha tirado una piedra a un mago… ha atravesado su escudo y le ha golpeado en la sien. Algo tan insólito como preocupante para los magos.

Ya que un poder incontrolado podría acabar con toda Imardin en un instante… además de con su portador.

Tras esta introducción, supongo que a todos los que les guste la literatura sobre magos (casi estrictamente), se les habrán puesto los dientes largos, y no es para menos. A medida que vas conociendo a los magos y al Gremio, descubres su organización y sus ramas de estudio, piensas: “oh, vaya. Hogwarts no era la Meca de nada. Yo aquí también quiero aprender”. Pero claro, inicialmente lo ves como  Sonea y compañía: una sociedad elitista, prepotente y sin corazón.

Algo que me ha retrasado un poco a la hora de leer ha sido, quizá precisamente, el exceso de escenas de Sonea fuera del Gremio, lo que abarca casi la primera mitad de la novela, aunque es cierto que la sensación se paliaba un poco cuando entraban en escena algunos segundarios, como Cery (enamorado hasta las trancas de Sonea pero, cliché, aquel que no se atreve a decírselo y menos cuando sabe que ella tiene poderes y si el Gremio la encuentra podría perderla para siempre) o Dannyl y Rothen (joven ex-aprendiz y maestro mayor, uno jovial y bromista, el otro más huraño aunque paciente y comprensivo: el dúo dinámico de la trama).

Por supuesto, es un libro con malos muy malos y buenos muy buenos, aunque alguno no lo parezca de entrada. También tenemos magos poderosos que ocultan su verdadera identidad bajo una máscara de simple poder superior que le ha permitido llegar lejos y ladrones honrados que, al fin y al cabo, lo único que buscan es sobrevivir a la que está cayendo.

Como detalle, me ha gustado especialmente que a animales corrientes como ratones, arañas, etc, se les dé su propio nombre y definición, siendo incluso origen de motes para diversos personajes. La redacción, a pesar de algún bache de la trama, es fluida en todo momento y mantiene bastante enganchado al lector. Pero, sin duda, para mí lo que más interés tiene de cara a futuras novelas de esta trilogía (y otras asociadas) es el aprendizaje mágico de Sonea, cómo Rothen y Dannyl puedan ayudarla mientras resuelven sus propios asuntos y, por supuesto, el misterio del mago negro…

Le doy un 3,75/5. ¡Nos vemos en la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s