Viernes cinéfilo: Kubo y las dos cuerdas mágicas.

¡Feliz viernes, cinéfilos! Esta temporada parece que estoy en racha y no dejo de ver películas en el cine pero, creedme, hay tantas que desearía ver y no puedo ir… Por suerte, no ha sido el caso de esta. Y considerando la escasez de horarios que había, casi ha sido un logro épico.

kubo_and_the_two_strings-146854951-large.jpg

Kubo y las dos cuerdas mágicas (Sensacine)

En esta película se nos presenta la historia de Kubo, un joven que desde bebé ha vivido con su madre en una cueva junto al mar. Mientras que él pasa los días en la aldea cercana contando historias y ganando dinero con su sorprendente capacidad para la papiroflexia, ella permanece callada en la puerta de la gruta, observando al horizonte. Salvo cuando llega la noche: ahí, la madre de Kubo parece recuperar la lucidez y le narra las historias que luego él llevará a la aldea. Sin embargo, el joven Kubo no sospecha dónde pueden conducirle aquellas historias. Sobre todo… si no regresa a casa antes del anochecer.

Esta cinta, a primera vista, puede engañar queriendo mostrar una película de animación orientada al público infantil, como se suelen entender la mayoría de las de su género. Sin embargo, como primer punto positivo hay que decir que es una historia apta para todos los públicos. Es un relato entrañable sobre la familia, los seres queridos y el poder de los recuerdos que gustará especialmente a aquellos que disfruten con leyendas de corte japonés.

Empezando por el ritmo de la historia, a mí se me pasó en un suspiro. Casi podría decirse que cuando se acercaba el desenlace pensé: ¿ya? ¿ya está? Quería más, notaba que ese pequeño sueño y aquella inmersión en un mundo de papel y cartón se acababa demasiado pronto.

Los personajes están bien construidos aunque con más de un cliché que para ojos avezados será fácil de ver desde muy pronto, pero eso no le resta emotividad ni suspense al relato. En cada pelea o cada desventura que sufren los protagonistas, tanto Kubo como sus acompañantes -Mona, Escarabajo, el Hanso de papel- temes por ellos e incluso te gustaría poder estar ahí para ayudarles. Sin duda, te hacen sentir casi parte del relato con su cercanía. Mis favoritas, sin embargo, he de decir que son las tías de Kubo. Quizá porque son ese tipo de personaje que si viese esa película con 15 años menos, me perseguirían en sueños durante una buena temporada, pero al mismo tiempo están muy bien hechas y tienen un magnetismo especial.

kubo-dos-cuerdas-magicas_1.jpg

Como comentábamos, para los adultos es posible que algunas cosas sean más evidentes que para los niños como suele pasar en ese tipo de películas, pero debo decir que es perfecta tanto para ver en el cine como para una tarde de lluvia, manta y sofá en familia.

Ah, y para los adelantados en idiomas: después de conocer el reparto en la versión original en inglés, me quedo con las ganas de volver a verla en ese idioma 🙂

Le doy un 4.5/5 😀 ¡Nos vemos en la próxima, cinéfilos!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s